UAI | Pamela Espinoza, directora académica del CEE nos comenta sobre la importancia del Programa conjunto UAI-Deloitte para profesionales de dicha Empresa
1154
single,single-post,postid-1154,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
Pamela Espinoza

Pamela Espinoza, directora académica del CEE nos comenta sobre la importancia del Programa conjunto UAI-Deloitte para profesionales de dicha Empresa

22 de abril de 2016 | Escrito por UAI CORP

Pamela Espinoza

Hoy en día el llegar a elegir una carrera que complemente nuestras habilidades en un cien por ciento es bastante difícil, ya que no sabemos muy bien en la juventud cuál es nuestra identidad como profesionales. Buscamos carreras afines a nuestros gustos, competencias, habilidades o incluso siendo jóvenes, optamos por ellas para complacer a nuestros padres. Pero, muchas veces esas carreras estudiadas no nos permiten enfrentar adecuadamente las exigencias que la sociedad y un mercado cada vez más competitivo nos demanda.

Debido a esto la empresa Deloitte solicitó al Centro de Educación Ejecutiva de la UAI (CEE-UAI) que desarrolle e implemente un Programa para capacitar a sus profesionales, dado que ellos necesitan contar con mayores destrezas en el ámbito laboral y una mayor cercanía y eficiencia con sus clientes. Este Programa de Certificación y Diplomado en conjunto al Centro de Educación Ejecutiva (CEE) de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), se denominó: “Plan de Estudio en Gestión de Auditoría y Análisis Financiero”.

Junto a las habilidades técnicas, son igualmente indispensables las capacidades de liderazgo, comunicación efectiva y el trabajo en equipo, más aún en un mercado laboral como el que actualmente vive Chile.

Pamela Espinoza, profesora y directora de este Programa Corporativo nos comenta:

“Los profesionales de Auditoría, vienen en general con un perfil más introvertido, siendo autónomos y analíticos. Pero cuando deben interactuar con el resto, surgen los problemas de comunicación. Es justamente en ese tipo de situaciones cotidianas que el Programa diseñado para la empresa se pone en práctica y muestra su real valor. Pues ya no se requieren sólo números o planillas específicas, o bien la información analizada en los balances no es suficiente para ellos. Es ahí cuando la relación con el cliente y las habilidades de indagación, comunicación y las llamadas “habilidades blandas” son fundamentales. El auditor debe acercarse y confirmar que la información de los clientes es correcta.

Cuando los alumnos realmente adquieren y utilizan en su trabajo estas nuevas habilidades, se les abre el mundo”.

¿Cómo ha sido trabajar con Deloitte?

Este ha sido mi tercer año trabajando con ellos. Y ha sido bien desafiante porque es un grupo que por lo general no me había tocado trabajar tanto. Había estado con jóvenes profesionales pero más en el ámbito minero u otros, no en el área de auditoría. Y tienen por un lado varias habilidades y competencias que son más específicas en el caso de ellos, a diferencias de otros ámbitos. Y eso ha sido muy interesante de conocer: ver qué necesitan, donde poner más énfasis en las clases, para que haga más sentido y después puedan aplicarlo en su trabajo, y así conocer este mundo.

Específicamente, ¿qué proponen para este año?

Este año queremos que el Programa sea super práctico. Llevamos 4 años y ahora se titula la primera generación del Magister, que al parecer van a terminar siendo entre 50 y 60 personas. Pero en particular, lo que nosotros queremos desde Soluciones Corporativas, es que el aprendizaje o los contenidos que nosotros transfiramos a estos profesionales finalmente los apliquen en su ámbito de trabajo. Entonces, vamos a poner mucho más empeño en darle junto a los contenidos, un énfasis importante en que la dimensión práctica, para que sean capaces de llevar lo aprendido a su realidad.

¿Cuáles son las habilidades que los alumnos están aprendiendo?

El primer año completo son cinco módulos, pero el foco global de dicho año es el liderazgo personal y la autogestión. Ahí estamos viendo temas de habilidades comunicacionales, presencia personal, gestión de compromiso y desarrollo profesional.

El segundo año, el foco es ya liderazgo de equipos para el desarrollo de competencias. Entonces, ahí nos metemos más en su rol como jefatura. Como gestionar grupos, como armar los equipos de trabajo, como hacer acompañamientos, además de habilidades comunicacionales, etc. Pero ya en el ejercicio de la gestión de otro.

El tercer año, nos focalizamos en habilidades de negociación. En el fondo ellos tienen mucha relación y conviven mucho con los clientes a los cuales atienden, incluso más que con su jefatura o sus pares. Ellos comienzan a practicar o ejercer algún tipo de negociación mucho más dirigida, que permita abrir nuevos negocios y empezar a poner el liderazgo en práctica. Esto les irá permitiendo ocupar cargos eventualmente de mayor responsabilidad en el futuro y posiciones que son mucho más exigentes en términos de hacerse responsables en la gestión de distintos grupos de personas.

¿Con qué bases vienen los alumnos?

En general, el perfil de los profesionales que entra es muy analítico, estructurado y reflexivo. En el fondo tiene muy claro cual es su ámbito de trabajo y lo hacen muy bien, pero individualmente. La idea del programa es ir ayudándolos a salir de su metro cuadrado y que puedan relacionarse, sin dejar de ser lo que ellos son porque igual es importante la habilidad particular que ellos tienen. Sin embargo, tienen que empezar a ampliar sus horizontes y gestionar redes, clientes y equipos. Ese es un gran desafío para enriquecer el perfil del profesional que ingresa al Programa y que pretendemos complementar e ir desarrollando paulatinamente.

X