UAI | La Bolsa de Santiago recibió a los nuevos graduados del Diploma en Gestión de Acciones
2386
single,single-post,postid-2386,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
GraduacionDGA-V3-2016

La Bolsa de Santiago recibió a los nuevos graduados del Diploma en Gestión de Acciones

10 de abril de 2017 | Escrito por UAI CORP

19 alumnos se graduaron en la tercera versión del programa impartido por la UAI y la Bolsa de Comercio de Santiago

 
El imponente edificio de la Bolsa de Comercio creado por el arquitecto chileno Emile Jéquier le dio un marco inmejorable a la ceremonia de graduación del Diploma en Gestión de Acciones impartido en conjunto por la Universidad Adolfo Ibáñez y la Bolsa de Comercio de Santiago.

 
“Bienvenidos a nuestra casa”, comenzó diciendo el Gerente General de la Bolsa, José Antonio Martínez, ante los alumnos que terminaban un año de mucho trabajo y estudio. Martínez valoró las herramientas que entrega el diploma: “Estamos contribuyendo a que los actores de esta industria tomen decisiones de manera más informada y responsable”, recalcó.

 
Rafael Carrasco, director del Centro de Educación Ejecutiva de la UAI, valoró el esfuerzo que realizaron los 19 alumnos que se graduaron en la tercera versión del Diploma: “Quiero felicitar a los alumnos que hoy se gradúan porque no es fácil estudiar mientras se está trabajando”. El directivo también tuvo palabras para la Bolsa de Comercio: “Agradezco a sus ejecutivos por su confianza después de 11 años”.

 
Las palabras de José Antonio Martínez y Rafael Carrasco cobraban aún más sentido por el lugar donde se estaban diciendo: El Salón de Ruedas de la Bolsa. Pues es ese salón el corazón mismo del principal centro de operaciones bursátiles del país. Mientras los alumnos recibían sus diplomas, de fondo en la pizarra electrónica, se veían los resultados que había arrojado el IPSA durante la jornada que se había cerrado sólo unas horas atrás.

 
Es ese mismo mercado, ahí reflejado, el que cada día enfrentan los graduados en sus distintas actividades. Ese contacto con la realidad distingue a este Diploma y así lo reconoce la alumna Doris Donoso: “Me gustó mucho, además que la red de contactos es bastante buena y la enseñanza con casos reales, las charlas y clases son muy buenas. Yo trabajo en el BCI y recomiendo mucho el curso”, explicó.

 
Los alumnos, todos juntos sobre el podio del salón posaron con sus togas y birretes que lanzaron al aire como símbolo del fin de una etapa. Estamos seguros que comienza otra llena de desafíos y éxitos laborales. ¡Felicitaciones!

X